Carlo Cipolla ENTRE LA HISTORIA Y LA ECONOMÍA



There is document - Carlo Cipolla ENTRE LA HISTORIA Y LA ECONOMÍA available here for reading and downloading. Use the download button below or simple online reader.
The file extension - PDF and ranks to the Documents category.


189

views

on

Extension: DOCX

Category:

Documents

Pages: 1

Download: 48



Sharing files


Tags
Related

Comments
Log in to leave a message!

Description
Download Carlo Cipolla ENTRE LA HISTORIA Y LA ECONOMÍA
Transcripts
Carlo Cipolla ENTRE LA HISTORIA Y LA ECONOMÍA INTRODUCCIÓN A LA HISTORIA ECONÓMICA 1 ¿Qué es la historia económica? La disciplina llamada “historia económica” es la historia de los hechos y de las vicisitudes económicas a escala individual o empresarial colectiva Como tal, se diferencia de la “historia de las teorías”, que es la historia de la doctrina económica En el análisis histórico-económico es necesario tener en cuenta las peculiares características fisiológicas y psicológicas del hombre, tanto su racionalidad como su irracionalidad, sus características mentales, sociales y culturales, todo ello a escala individual y colectiva La definición ha de ser considerada también en sentido amplio y en ella deben incluirse, no sólo la narración de los hechos económicos, sino también la historia de los hombres y de las instituciones, además de las estrechas y a menudo inextricables relaciones entre instituciones y vicisitudes económicas, y entre estas últimas y las vicisitudes sociales, políticas y culturales La historia económica es una disciplina relativamente joven Hay cierta protohistoriografía económica que se remonta al siglo XVIII, pero hasta mediados del XIX, y más decididamente a principios del XX, no aparece una historiografía económica madura y de reconocida dignidad académica La disciplina experimentó entre 1930 y 1970 un desarrollo extraordinario, hasta el punto de que algunas de sus ramas evolucionaron de forma autónoma La historia económica y más aún las disciplinas que se han desarrollado en torno a ella son, sin embargo, fruto de fragmentaciones artificiosas de la actividad humana La auténtica realidad es el hombre en su complejidad biológica, psicológica, social En virtud de la descripción y el análisis es preciso recurrir a las fragmentaciones, pero hay que tener siempre presente que esas categorías son producto de simplificaciones colosales En la expresión “historia económica”, el término “historia” puede ser fuente de ambigüedad respecto del objeto de la disciplina El término “historia” tiende a ser relacionado con el interés por lo antiguo y alguien podría deducir de ello que la historia económica se ocupa de acontecimientos económicos ya lejanos en el tiempo Es necesario corregir esa impresión, porque es errónea La historia se ocupa de un pasado que puede ser remotísimo o muy cercano, remontarse a los tiempos del paleolítico como a hace sólo unos cuantos días La historia económica es el estudio de los hechos económicos pasados y presentes Existen sensibles diferencias de método y de preparación entre los historiadores económicos que se ocupan de épocas alejadas de nosotros y los que estudian épocas cercanas No obstante, la historia económica abarca todo el pasado Al igual que la historia económica, la economía es una disciplina relativamente joven, que no experimentó un desarrollo importante hasta la segunda mitad del siglo XVIII También la economía ha acabado subdiviéndose en numerosas ramas que han dado origen a una literatura especializada Para aclarar las relaciones existentes entre la economía y la historia económica general es útil considerar: A La problemática de las dos disciplinas y la utilización de instrumentos conceptuales de análisis B El fin al que tienden las dos disciplinas Para ser considerada como obra de historia económica, una investigación tiene que abordar una problemática que encaje en las tres preguntas fundamentales de la economía: 1 ¿qué producir? 2 ¿cómo producirlo? 3 ¿cómo distribuir lo producido? En la práctica, esos tres interrogantes se articulan en una serie de preguntas más específicas, relacionadas con la determinación de los precios, con la asignación de recursos escasos, con las variaciones a corto y largo plazo de la producción, del empleo, de la demanda y su estructura, etc Para esto se deben emplear los instrumentos conceptuales, las categorías analíticas y el tipo de lógica acuñados por la teoría económica El trabajo del economista es explicar como funciona la economía; el del historiador económico consiste en explicar como funcionaba en el pasado Una cosa tiene relación con la otra, pero sin embargo ambas son dos disciplinas claramente distintas El economista suele orientarse hacia el futuro, suele interesarse por la determinación de elementos regulares en las relaciones de asociación entre variables económicas, o sea, que le interesa descubrir “leyes” que el permitan formular previsiones y planes fiables El historiador, en cambio, se orienta decididamente hacia el pasado y no se preocupa por el futuro ni tiene la pretensión de poder condicionarlo El economista tiende a considerar sólo las variables que parecen mostrar ciertas regularidades en sus relaciones recíprocas y formas de comportamientos previsibles y racionales El historiador económico no puede realizar la misma operación Para explicar el funcionamiento y la performance de una economía determinada debe tener en cuenta todos los factores que intervienen Y no sólo los factores o variables económicas El historiador debe incluir en su análisis las instituciones jurídicas, las estructuras sociales, los factores culturales, etc Es decir, el historiador económico ha de tener presentes todas las variables n de una situación histórica dada El economista se ve limitado por el carácter general de sus paradigmas, de la misma manera que al historiador le limita el carácter ineluctablemente específico de su narrativa Esta adquiere un significado más claro si se proyecta sobre la distinción que establecen entre los economistas entre corto plazo y largo plazo La definición de corto plazo que ofrecen los textos de economía es bastante simple: “es el período durante el cual cabe dar por sentado que el capital fijo de la empresa permanece invariable” Los problemas se plantean cuando se pasa del corto plazo al largo plazo En el largo plazo todo cambia y ni se pueden postular, por un lado, elementos o factores inmutables, ni se pueden eliminar, por otro, determinadas variables, calificándolas de exógenas El hecho es que a largo plazo cualquier problema se convierte en problema histórico El devenir histórico señala otro problema de la teoría económica: su creencia de que la gente tiende a actuar de forma racional Pero esta creencia no es realista: la gente raras veces se comporta como se espera El historiador no sólo tiene que habérselas con un número mucho mayor de variables, sino también con elementos no mensurables, irracionales e imprevisibles, y con asociaciones que cambian constantemente entre las variables 2 La problemática Aunque los problemas abordados por el historiador económico sean de carácter económico, pueden presentar notables diferencias respecto a los problemas tratados por el economista Esto obedece a varias razones diferentes En primer lugar, el economista pretende identificar “leyes” válidas para las distintas situaciones históricas, mientras que el objetivo del historiador de la economía es describir y reconstruir circunstancias económicas específicas, consideradas en su individualidad y en su especificidad históricas En segundo lugar, con el desarrollo de la historia económica como disciplina autónoma, se ha ido conformando una problemática que, aunque esencialmente económica, corresponde a la historia económica En tercer lugar, el énfasis que el economista y el historiador económico ponen en determinado fenómenos difiere según el tipo de economía que es objeto de estudio Finalmente, los economistas principalmente investigan el panorama económico contemporáneo Como consumidor de información, pues, se encuentra más o menos en sintonía con los productores de información económica, puesto que éstos forman parte de la misma cultura y de la misma sociedad que el economista y comparten las curiosidades y las inquietudes Esta sintonía entre demanda y oferta de información hace que el economista encuentre normalmente sin gran dificultad el tipo de información que necesita El historiador económico trabaja normalmente en una situación muy distinta La mayoría de las veces se ocupa de sociedades y economías de un pasado lejano Esto supone inevitablemente una falta de sintonía entre la problemática y la documentación disponible Ello se debe a que las preguntas del historiador reflejan y tienen su origen en la cultura y sociedad de la que forma parte, mientras que la documentación que debe usar responde a las preguntas, las inquietudes y la curiosidad de una cultura, una sociedad y un mundo diferentes Se produce una falta de sintonía entre consumidores y productores de información La falta de sintonía entre la problemática originaria del historiador económico y lo que le proporcionan las fuentes es tanto mayor cuanto mayor es la separación cultural existente entre la sociedad a la que pertenece el historiador y la sociedad objeto de su investigación En consecuencia, el historiador económico se ve obligado a adoptar sus preguntas a las fuentes de que dispone [Carlo Cipolla, Entre la historia y la economía Introducción a la historia económica, Editorial Crítica, Barcelona, pp 15-34]